El Krill Antártico

Patologías en las que el Aceite de Krill resulta beneficioso:

Artritis y dolor articular crónico Síndrome Premenstrual
Colesterol Alto Otras enfermedades
aceite de krill

Aunque se han identificado 85 especies de krill en todo el mundo, el aceite de krill se extrae sólo del krill antártico (Euphausia superba), la especie multicelular con la mayor agregación (biomasa) de la tierra. Se cree que su número, en el océano sur, que rodea la Antártida, ronda entre los 200 y 600 millones de toneladas.

Un krill adulto mide aproximadamente cerca 2,5 cm. de longitud y pesa menos de un gramo. Es transparente, a excepción de manchas rojo-anaranjadas en su cuerpo y patas.

El alimento preferido del krill antártico, y la fuente de sus poderosos nutrientes, son los microscópicos fitoplánctones que florecen durante el verano antártico. Para sobrevivir al invierno, un krill adulto debe adaptarse, y lo hace de forma extraordinaria: Literalmente se encoge, reduciendo su metabolismo más o menos a la mitad, utilizando sus propias reservas de proteínas, necesarias para la subsistencia. En este minúsculo estado, el krill ingiere sólo el 5% de su dieta normal y tiende a pasar el tiempo bajo la capa de hielo que se forma alrededor del perímetro del continente. Escondidos en rincones y grietas en el hielo, mordisquean las algas que allí crecen, a pesar de la escasa luz. Una vez que llega la primavera, el krill vuelve a su tamaño normal y recupera su apetito.

Extracción en frío del Aceite de Krill

Durante cuarenta años científicos de todo el mundo intentaron, sin éxito, obtener el aceite del krill sin destruir sus nutrientes. Por fin, un equipo de científicos de la universidad de Sherbrooke en Québec consiguieron desarrollar un proceso de extracción en frío que asegura que las propiedades bioactivas de cada molécula de krill permanece intacta (ya que el krill cosechado nunca se expone al calor o al aire).

El krill que se recolecta por su aceite terapéutico, se captura sólo a una hora específica del día, durante los dos meses al final del verano, cuando, gracias a los ricos nutrientes contenidos en el alimento que consume, el fitoplancton, está en su punto álgido. Para que los omega-3, antioxidantes y otros nutrientes contenidos en el krill tengan su máxima potencia, se ultra congela inmediatamente después de ser recolectado y nunca más se expone al calor o al aire. De hecho el krill se mantiene ultra congelado hasta que se procesa su aceite.

Esta es la razón por la cual el Aceite de Krill es el único aceite de krill que ha sido aceptado por la Administración para el Alimento y el Medicamento (FDA) de Estados Unidos, como un ingrediente dietético nuevo.

El aceite extraído del krill antártico posee sorprendentes propiedades para combatir una amplia gama de problemas de salud, como por ejemplo el síndrome premenstrual (SPM), el colesterol alto, las inflamaciones y el dolor común, y puede incluso ser una ayuda para parecer y sentirse más joven.

Pesca sostenible del krill antártico

La captura de krill para la pesca comercial en el océano sur está muy por debajo de los límites de captura preventivos fijados por la Comisión Internacional para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos del Antártico (CCAMLR), lo que supone la sostenibilidad del krill antártico en el futuro, y también la posibilidad de continuar con la producción de su extraordinario aceite.

Qué hace del Aceite de Krill algo tan único

A diferencia de otros aceites marinos, El Aceite de Krill contiene cantidades significativas de tres poderosos nutrientes: ácidos grasos omega-3, fosfolípidos, y potentes antioxidantes. Los expertos creen que es la sinergia entre estos componentes, lo que hace que este aceite sea tan beneficioso para problemas de salud tan dispares como los calambres y la irritabilidad asociados a Síndrome Premenstrual (SPM), niveles elevados de colesterol o el dolor de articulaciones artríticas. Cada componente brinda su propio valor a la mezcla, y juntos son aún más poderosos de lo que serían si actuasen por separado. El Aceite de Krill contiene además un nuevo flavonoide (hasta ahora sin nombre), que posiblemente también desempeñe un papel importante en los poderes curativos de este aceite.

Los Principales Nutrientes del Aceite de Krill

Omega-3

Hoy en día, la importancia de los omega-3 para la salud humana está cada vez más reconocida. Son los componentes clave para las membranas de las células y vitales para el desarrollo del sistema nervioso central (por ejemplo el cerebro es rico en DHA). Los omega 3 juegan además un papel fundamental en la regulación de la coagulación de la sangre, la presión sanguínea y la inflamación. El EPA es especialmente importante para una equilibrada respuesta inmune, y el DHA es crucial para el funcionamiento normal del cerebro. Importancia del Equilibrio entre grasas Omega-3 y Omega-6.
El cuerpo necesita cantidades iguales de omega-3 y de omega-6. Desafortunadamente, la dieta de los países desarrollados aporta demasiados omega-6 (de 20 a 50 veces más), al encontrarse en los cereales, los aceites vegetales, las aves de corral y los huevos. Esta disparidad ha conducido a serios desequilibrios de ácidos grasos en el cuerpo.

Los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 desempeñan papeles vitales en el proceso inflamatorio, básico para la respuesta inmune del cuerpo. Dicho de una forma simple, los omega-6 son el acelerador que da inicio a las respuestas inflamatorias necesarias (por ejemplo luchar contra una infección) y los omega-3 son los frenos que devuelven al cuerpo a su estado normal. Los expertos proclaman que como resultado de ingerir demasiados omega-6, instigadores de la inflamación, el riesgo de desarrollar problemas de salud relacionados con las inflamaciones, (ya sean enfermedades cardíacas, artritis, diabetes, o muchas otras dolencias) ha aumentado considerablemente.

El aceite de krill ayuda a restablecer el equilibrio entre los ácidos grasos del cuerpo aportando más omega-3. El Aceite de Krill puede reconducir este desequilibrio dada su proporción de 15:1 entre omega-3 y omega-6. El aceite puro de krill es rico en los ácidos grasos omega-3: EPA y DHA, liberados en el organismo en forma de fosfolípidos.

Fosfolípidos

Cada célula del cuerpo necesita fosfolípidos, componentes principales de las membranas celulares. Denominadas “porteros”, este tipo de grasas forma una barrera microscópica que ayuda a las células a filtrar hacia fuera las toxinas que de acumularse pueden provocar la enfermedad. Además las protegen contra el estrés oxidativo, que aparece cuando las moléculas dañinas de los radicales libres atraviesan las paredes de la célula, causando estragos en su interior.

Beneficios para la salud

Lo que hace tan especiales a los fosfolípidos del Aceite de Krill es que se asemejan a los fosfolípidos que se encuentran en el cerebro humano, concretamente en las membranas de las células neuronales. El Aceite de Krill aporta tres importantes fosfolípidos beneficiosos para el cerebro: fosfatidilcolina, fosfatidilinositol, y fosfatidiletanolamina. Todos proporcionan importantes nutrientes. Por ejemplo, la vitamina de grupo B colina, es vital para el neurotransmisor acetilcolina, una sustancia química del cerebro que participa en la regulación de músculos, memoria, humor, sueño, y órganos cruciales como el corazón.

Valor añadido del Aceite de Krill

Las moléculas EPA y DHA en este Aceite de Krill son extremadamente efectivas porque van unidas a los fosfolípidos, una estructura química que las hace más biodisponibles (el cuerpo las absorbe y utiliza mejor).

Antioxidantes

El Aceite de Krill Neptuno posee potentes antioxidantes naturales

Los antioxidantes ayudan a contrarrestar los efectos perjudiciales de las moléculas inestables de oxígeno llamadas radicales libres, que cuando circulan descontroladas, pueden causar un importante daño celular (estrés oxidativo) y contribuir a una larga lista de problemas crónicos de salud.
Los análisis clínicos han revelado que el poderoso cóctel antioxidante del aceite de krill no sólo proporciona notables beneficios para la salud, sino que mantiene el propio aceite muy estable.

Vitamina A y Vitamina E

El Aceite de Krill contiene pequeñas cantidades de estos nutrientes esenciales.

Astaxantina

La mayor parte de los importantísimos efectos antioxidantes del Aceite de Krill son debidos a la astaxantina, un carotenoide de la familia del betacaroteno, la luteína, y el licopeno. Los carotenoides se encuentran generalmente en los pigmentos de frutas y verduras, y son los responsables de sus colores rojos, anaranjados, y amarillos. Esta rica coloración también da protección a las plantas contra los efectos perjudiciales de los rayos ultravioleta del sol. El fitoplancton, el alimento primario del krill, contiene astaxantina, que da al crustáceo su coloración rojo-anaranjada. La astaxantina es también la fuente de las tonalidades rosado-anaranjadas del salmón y del camarón.

Cabe destacar que la astaxantina presente en el Aceite de Krill está totalmente esterificada (químicamente ligada a las moléculas de EPA y DHA), el producto final del proceso metabólico del krill, lo que permite que el cuerpo humano puede metabolizarla por completo, beneficiándose de todas sus considerables propiedades antioxidantes. Además, la Astaxantina cruza fácilmente la barrera hematoencefálica, contribuyendo no solo a proteger sino también a estimular el cerebro.

Flavonoide Novel

El Aceite del Krill contiene además un flavonoide totalmente nuevo (lo que los científicos denominan "novel"), presente en las plantas y de gran capacidad antioxidante. Todavía sin nombre, es la primera vez que este flavonoide se extrae de una biomasa animal. A pesar de que sus efectos antioxidantes específicos son todavía desconocidos, los expertos especulan que este flavonoide contribuye sobremanera a la incomparable capacidad antioxidante del Aceite de Krill.

Potencial antioxidante del aceite de Krill

aceite krill
La potencia del conjunto de antioxidantes del Aceite de Krill es extraordinaria, como muestra el test estándar ORAC (Capacidad de Absorción de Oxígeno Radical). En la escala ORAC, a más alta puntuación mayor es su potencial antioxidante.

En una competición mano a mano con otros antioxidantes habituales que se presentan en forma de aceite, el Aceite de Krill resulta ganador con una puntuación asombrosamente alta de 378, equivalente a 300 veces la capacidad antioxidante de la vitamina A o la vitamina E y 48 veces mayor que el poder antioxidante del aceite de pescado omega 3 estándar.

A pesar de que muchos detalles sobre el Aceite de Krill están todavía bajo investigación, los expertos están de acuerdo en que es probablemente la compleja interacción de sus tres principales componentes, Omega-3, Fosfolípidos y Antioxidantes, la responsable de los beneficios para la salud.

ESTUDIOS CLÍNICOS


"Me gusta referirme al aceite de krill como la receta perfecta de la naturaleza. Es como si la naturaleza hubiera introducido todas las cosas importantes para el ser humano dentro de un pequeño animalito que abunda en los mares". Dra. Tina Sampalis M.D., Ph. D.

Los estudios sobre el Aceite de Krill continúan, desde la protección de la piel de los efectos dañinos de los rayos ultravioleta, hasta ayudar a niños con síndrome de déficit de atención con hiperactividad (SDAH). Incluso la NASA está considerando incluir el Aceite de Krill en ciertos alimentos para aportar nutrientes extra a los astronautas.  

Artritis y dolor articular crónico

Importante estudio clínico realizado con Aceite de Krill orientado a explorar sus potenciales beneficios para reducir la inflamación y el dolor articular crónico.

En este ensayo clínico cuidadosamente controlado los investigadores probaron la eficacia del Aceite de Krill en pacientes diagnosticados con osteoartritis (artrosis) o con artritis reumatoide y que mostraban niveles elevados en sangre de la proteína C-reactiva (CRP), una molécula que produce el hígado en respuesta a una señal inflamatoria procedente de cualquier parte del cuerpo. Los descubrimientos fueron muy alentadores. Después de tan solo una semana suplementando con Aceite de Krill los pacientes afirmaban que el dolor de articulaciones, el agarrotamiento y la flexibilidad habían mejorado notablemente, y los análisis de sangre mostraban que sus niveles de CRP habían bajado casi un 20%.

El origen de la inflamación en la artritis

La causa de la hinchazón de las articulaciones y el dolor es un mecanismo inmunológico de defensa denominado inflamación.
En la mayoría de las ocasiones es un jugador vital en el equipo que defiende al cuerpo atacando gérmenes invasores y destruyendo tejidos infectados. Una vez los invasores derrotados, la inflamación remite dando comienzo al proceso curativo. Algunas veces el proceso inflamatorio del cuerpo no finaliza totalmente y entonces la inflamación se convierte en un problema crónico.
aceite krill
Cada vez crece más el interés de los científicos en el papel que juega la inflamación en la salud y la enfermedad, y hoy en día es una de las áreas de investigación médica más candente. Por ejemplo, se ha descubierto que la inflamación crónica parece estar presente en la Alzheimer, las alergias, las enfermedades de la piel, el asma, la diabetes, el cáncer y en multitud de enfermedades. Los infartos y derrames cerebrales también se relacionan con niveles elevados de la proteína C-reactiva.

Inflamación y Dolor articular

En la artritis reumatoide, también conocida como artritis inflamatoria, la inflamación tiene lugar porque el sistema inmune de alguna forma se invierte y empieza a atacar los tejidos sanos de las articulaciones (nadie sabe exactamente la razón). Lo que sucede entonces es un ejemplo clásico del proceso inflamatorio básico y en cascada. Los glóbulos blancos concentrados en las articulaciones preparan el ataque a los invasores, secretando sustancias inflamatorias (interleucinas y otros). En respuesta las células de dichas articulaciones descargan otros químicos denominados prostaglandinas, que son la causa de que la articulación enrojezca, duela y se inflame.
La inflamación es en gran medida la causa del dolor de la osteoartritis. Por otro lado, en la osteortritis el cartílago se desgasta con el tiempo. Desgaste que trae también asociado inflamación crónica en los tejidos afectados, provocando calor, hinchazón, rigidez y dolor.

Es necesario reducir la inflamación para aliviar el dolor de las articulaciones y otros síntomas de la artritis. Los médicos recomiendan de forma regular medicamentos antiinflamatorios para alterar o atacar las respuestas inflamatorias del cuerpo. La naturaleza también proporciona algunos poderosos antiinflamatorios, como los ácidos grasos esenciales Omega-3. Los estudios indican, por ejemplo, que cuando las personas que padecer de artritis reumatoide tomar aceites ricos en omega- 3 experimentan menos dolores de las articulaciones, hinchazón y rigidez y pueden incluso arreglárselas con dosis menores de medicamentos antiinflamatorios.
Los antioxidantes que contiene el aceite de krill también resultan clave para combatir los radicales libres por su probado efecto antiinflamatorio.
aceite krill
Sobre el estudio

En este ensayo clínico doble ciego los investigadores reclutaron a 90 hombres y mujeres diagnosticados con enfermedad cardiovascular, osteoartritis o artritis reumatoide. Todos presentaban niveles elevados en sangre de proteína C-reactiva. Los sujetos fueron divididos al azar en 2 grupos: Unos recibieron placebo y los otros 300 mg. de Aceite de Krill.
Al inicio del estudio de 30 días de duración a todos los participantes se les midió sus niveles de CRP y se determinaron sus síntomas utilizando un cuestionario estándar denominado WOMAC (nombrado por sus creadores, Universidades Western Ontario y McMasters). Se calculó la severidad de sus dolores al andar, subir escaleras, por la noche..., así como el grado de rigidez y el nivel de dificultad al realizar las tareas diarias.
Los análisis de sangre y los cuestionarios se realizaron a los 7, 14 y 30 días.
Los resultados del estudio mostraron que incluso después de sólo 7 días las personas que suplementaron con Aceite de Krill experimentaron una clara mejoría.
La inflamación (según el parámetro CRP en analítica de sangre) se redujo, y también disminuyeron los síntomas relacionados con la artritis. Concretamente, después de una semana de suplementación el dolor relacionado con la artritis se redujo en un 24%, la rigidez cerca del 22% y la minusvalía funcional (incapacidad de realizar las tareas diarias) en un 16%. Incluso el CRP descendió cerca del 20%. (Resultados en el gráfico).

Razón de la excelencia del Aceite de Krill

Una vez más los investigadores atribuyeron los destacados resultados a la composición molecular única del Aceite de Krill, rico en omega-3, fosfolípidos y poderosos antioxidantes. Los poderosos efectos antiinflamatorios del Aceite de Krill se deben probablemente a su habilidad para inhibir las sustancias naturales proinflamatorias como prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos, que provocan inflamación y dolor en el cuerpo humano.

"Tengo 72 años. Una mañana me desperté y me di cuenta de que dos de mis dedos estaban doblados y pegados a la palma de mi mano. El médico me dijo que debía ser consciente de la infección que padecía, y que incluso existía la posibilidad de que tuviesen que amputarme los dedos. Mi reacción fue rápida, le dije “éste es su diagnóstico, no el mío,” y me fui de la consulta. Para evitar la infección me apliqué toallitas desinfectantes entre mis dedos y la palma de la mano, que cambiaba regularmente. Además empecé a tomar las cápsulas de Aceite de Krill. Para mi sorpresa en dos semanas la rigidez artrítica había desaparecido, y he notado que tengo un montón de energía tanto física como mental. Así es que se acabaron las toallitas desinfectantes. El dolor de la artritis es una cosa del pasado y me siento fenomenal." Henri C.



Aceite de Krill 60 cápsulas de 500 mg

Precio:     

comprar

 
Síndrome Premenstrual

El primer estudio clínico importante realizado en el Aceite de Krill se dirigía a ver sus efectos en los síntomas del síndrome premenstrual, o SPM.

En 2002, doctores de la Universidad de Montreal, McGill University, y otros centros médicos en Québec, realizaron un estudio aleatorio, doble ciego sobre el uso del Aceite de Krill para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual (SPM). Fue publicado en "The Alternative Medicine Review, Volumen 8, Número 2)".

El ensayo clínico de 3 meses demostró que el Aceite de Krill (específicamente los ingredientes patentados en el Aceite de Krill ) mejoraban considerablemente, tanto los síntomas físicos y emocionales del SPM y de las menstruaciones dolorosas o difíciles, conocidas por el término médico dismenorrea.

Entendiendo el SPM

aceite krill
Según los expertos, entre el 85% y el 97% de las mujeres en edad reproductiva, sufren, con diferentes grados de intensidad, estados de dolor, incomodidad y mal humor, directamente relacionados con su ciclo menstrual.

Los detalles cambian de unas mujeres a otras y de unos meses a otros. Sin embargo, por norma general, los síntomas de SPM son muy diversos y desagradables, y van desde las sensaciones de malhumor o hambre incontrolada, hasta el padecimiento de un conjunto de dolencias físicas (sensibilidad en las mamas, dolor abdominal, calambres, inflamación, hinchazón, aumento de peso, dolores musculares y de articulaciones, fatiga, y dolor de cabeza). Las relaciones y la vida familiar pueden incluso verse afectadas cuando aparecen los componentes emocionales del SPM. Estos característicos cambios de humor pueden hacer que una mujer se sienta deprimida, irritable, ansiosa o desbordada, y en algunos casos, esto sucede cada mes.

Por todas estas razones, el SPM se ha convertido en una cuestión fundamental de salud pública, y una de las causas principales de abstención laboral entre las mujeres. Sólo en los Estados Unidos, la pérdida económica anual por la abstención laboral relacionada con el SPM es considerable. Se ha realizado un estudio que compara a las mujeres que sufren los síntomas del síndrome premenstrual con las que no los sufren, y se estima que entre las que lo sufren, la reducción en horas trabajadas por semana es de un 14% y de un 15% en la productividad. A largo plazo, esta situación supone una gran pérdida en la economía global.

Aliviando los síntomas premenstruales

El SPM y las dolencias menstruales son una de las principales razones por las que las mujeres jóvenes visitan a sus médicos. Los tratamientos más extendidos oscilan entre un amplio abanico de medicamentos específicos, que van desde los calmantes con o sin receta, diuréticos, hormonas y antidepresivos, hasta consejos prácticos para modificar ciertos aspectos específicos en el estilo de vida (dieta, ejercicio, reducción del estrés, y sueño).

Estudios recientes han revelado que muchas mujeres están volviendo su vista hacia remedios alternativos o naturales para aliviar los síntomas de SPM. Por ejemplo en una encuesta se averiguó que el SPM era la segunda patología que más frecuentemente se trata con productos naturales para la salud. Los ácidos grasos Omega-3 (aceites de pescado) están, según nos indican numerosos estudios, entre las terapias nutricionales más efectivas para el SPM.

El papel que juegan los ácidos grasos

Muchos expertos piensan que el síndrome premenstrual puede ser el resultado de un desequilibrio en las hormonas femeninas, estrógeno y progesterona durante la segunda parte del ciclo menstrual, después de la ovulación. Demasiado estrógeno, combinado con muy poca progesterona, limita la producción de ciertos químicos del cerebro (denominados neurotransmisores) que controlan la inflamación relacionada con el dolor y el humor. Los Omega-3 (incluidos los encontrados en el Aceite de Krill ) son efectivos para el SPM, porque sus ácidos grasos (EPA y DHA) tienen potentes propiedades antiinflamatorias, lo que puede ayudar a reducir dolencias físicas tales como calambres uterinos, náusea, vómito, hinchazón y dolores de cabeza. Además, el omega-3, ayuda a regular los neurotransmisores, que juegan un papel fundamental en la salud emocional y sicológica. Esto puede ayudar a minimizar los síntomas emocionales del SPM que tanta debilidad provocan, particularmente la depresión, irritabilidad, ansiedad y sentimientos de estrés y angustia.

Acerca del estudio El científico canadiense que probó el efecto de este aceite marino rico en omega-3 en el síndrome premenstrual, descubrió que el Aceite de Krill reducía considerablemente una amplia serie de síntomas relacionados con el SPM, tanto físicos como emocionales. Al final, los autores del estudio atribuyeron su efectividad en conjunto a la acción sinérgica de sus componentes clave: ácidos omega-3, fosfolípidos, y potentes antioxidantes.

Cómo se realizó el estudio:

Para su control, los investigadores que realizaron el estudio reclutaron a 70 voluntarios cuyos síntomas cumplían con los criterios estándar para diagnóstico de SPM y que por lo demás, gozaban de buena salud. Las mujeres fueron asignadas al azar en dos grupos: a 36 de ellas se les administró Aceite de Krill (el grupo del aceite de krill) y a 34 (el grupo de control) se les administró aceite de pescado. (Se eligió aceite de pescado porque los ácidos grasos omega-3, EPA y DHA de los aceites de pescado habían mostrado con anterioridad ser beneficiosos para los dolores menstruales.)

Cada mujer pasó un examen físico y rellenó un cuestionario estándar de auto-evaluación, en el que se les pedía que valorasen 10 síntomas premenstruales comunes, de 0 (nada) a 10 (insoportable). Las participantes volvieron a valorar sus síntomas después de 45 y 90 días (ver gráfico 1). A todas se les pidió anotar su consumo diario habitual de analgésicos para el dolor menstrual. Durante el primer mes del estudio, las mujeres del grupo de aceite de krill tomaron 2 gramos (2000 mg) de Aceite de Krill cada día con las comidas; durante los próximos dos meses, tomaron la misma cantidad, pero sólo durante 10 días (ocho días antes y dos días durante la menstruación. A las mujeres del grupo de aceite de pescado se les administró una dosis equivalente de aceite de pescado estándar en el mercado 18:12 (18% EPA, 12% DHA).

aceite krill
Espectaculares efectos del Aceite de Krill

El estudio demostró que las mujeres a las que se les administró el Aceite de Krill , reportaron extraordinarias mejoras en todas las mediciones, físicas y emocionales, en 10 de las 10 categorías de los síntomas del SPM.

Percibieron las mejoras rápidamente en el segundo ciclo menstrual. Mientras que los dos grupos reportaron menos ganancia de peso, molestias abdominales e inflamación, el grupo del Aceite de Krill , reportó incluso menos sensibilidad en las mamas, y reducción en los síntomas de ansiedad, irritabilidad, depresión, molestias en las articulaciones, hinchazón y sensación de debilidad. Además, durante los 10 días de tratamiento, el grupo del Aceite de Krill, consumió muchos menos calmantes que el grupo de mujeres a las que se les administró el aceite de pescado. Como beneficio inesperado, el grupo del aceite de krill reportó también mejoras en el estado de alerta, energía y bienestar.

Por qué funcionó el Aceite de Krill para el SPM

Los investigadores atribuyeron el mérito de los excelentes resultados del Aceite de Krill, a su perfil biomolecular único de fosfolípidos, ácidos grasos omega-3, y variedad de antioxidantes. Su teoría fue que los fosfolípidos y los cruciales ácidos grasos omega-3 DHA y EPA, actuaron en conjunto para bloquear la inflamación, la causa oculta de la mayoría de los síntomas del SPM. Adicionalmente, se sabe que los fosfolípidos ejercen un efecto modulador en ciertos importantes neurotransmisores del cerebro, con un efecto notable en los síntomas emocionales y físicos del síndrome premenstrual.

Resumiendo los resultados de los tres meses del estudio clínico aleatorio, doble ciego, los autores llegaron a la conclusión "con un alto grado de certeza" que el uso del Aceite de Krill de "puede reducir significativamente los síntomas físicos y emocionales relacionados con el SPM".


"Durante años, he sufrido de Síndrome Premenstrual agudo, y a menudo, mis síntomas eran tan severos que tenía que limitar mis actividades diarias. Mi médico me recetó un medicamento, pero tenía tantos efectos secundarios que no podía llevar una vida normal, e incluso dejé de tomarlo. Fue entonces cuando comencé a tomar el Aceite de Krill , con la esperanza de que un enfoque más natural pudiera funcionar. Desde el primer día, el efecto del Aceite de Krill ha sido increíble. Mis síntomas físicos y emocionales parecen haber mejorado casi en un 100%. Sin duda, ha significado un cambio profundo en mi vida, y no vacilo en decir que lo recomendaría de corazón a cualquier mujer que sufra de SPM". Mary France B. (Quebec, Canada)



Aceite de Krill 60 cápsulas de 500 mg

Precio:     

comprar



Niveles altos de COLESTEROL y TRIGLICÉRIDOS

El segundo estudio importante sobre el Aceite de Krill se dirigió a probar sus efectos saludables sobre el colesterol alto, un factor de alto riesgo para la enfermedad coronaria y el infarto.

En un estudio clínico muy bien diseñado, médicos Canadienses de la Universidad de Montreal, McGrill University, y el Riverview Medical Center en Montreal, controlaron los efectos del Aceite de Krill Neptuno en la hiperlipidemia (niveles más altos de lo normal de grasa y colesterol en la sangre). Los investigadores observaron específicamente las variaciones en los niveles de colesterol total LDL y HDL, y en los triglicéridos, utilizando el Aceite de Krill Neptuno durante tres meses. Su estudio se publicó en la revista médica Alternative Medicine Review en 2004 (Volumen 9, número 4).

El estudio mostraba que el Aceite de Krill Neptuno reducía significativamente el colesterol total, LDL, y triglicéridos, e incrementaba los niveles de HDL (colesterol bueno), convirtiéndolo en un producto beneficioso para el tratamiento del colesterol y otras grasas de la sangre.

El colesterol, un compuesto ceroso y graso, es uno de los grupos de lípidos (grasas de la sangre) que son esenciales para la formación de las hormonas, fibras de los nervios y membranas celulares. Sólo el llamado colesterol malo (LDL) presenta un riesgo para la salud.

Según todos los expertos, es importante mantener los niveles de colesterol dentro de registros saludables. Los niveles ideales de colesterol total deben estar por debajo de 200 mg/dl (miligramos por decilitro). Deben considerarse dos importantes subtipos de colesterol. Lo ideal es que el LDL (lipoproteína de baja densidad) esté por debajo de 100 mg/dl, y el HDL (lipoproteína de alta densidad) esté por encima de 60 mg/dl. (Las lipoproteínas son diminutos glóbulos de grasa y proteína que ayudan a transportar las grasas a las células por todo nuestro cuerpo). Los Triglicéridos son otro tipo importante de lípidos y deben estar por debajo de 150 mg/ dl; son las grasas más abundantes en los alimentos (90% de la grasa de la dieta) y son además la fuente principal de energía del cuerpo. Cada tipo de lipoproteína tiene un impacto diferente en la salud. Niveles altos de HDL reducen el riesgo cardiovascular, porque el HDL devuelve el colesterol al hígado, donde se metaboliza y eventualmente se excreta. Los triglicéridos altos pueden espesar la sangre, haciendo que una persona sea más susceptible a la formación de coágulos. Los triglicéridos elevados tienden a acompañar a los niveles altos de colesterol y otros factores de riesgo para la enfermedad coronaria, tales como la obesidad.

Los doctores prescriben de forma rutinaria medicamentos para bajar el colesterol, predominantemente fármacos del grupo de las estatinas. Uno de los múltiples efectos secundarios de las estatinas es inhibir la formación de coenzima Q10, imprescindible para la salud cardiovascular. La medicación contra el colesterol aumenta, no disminuye, el riesgo de afecciones cardiacas.

Los científicos empezaron a dirigir sus esfuerzos hacía los beneficios de los aceites de pescado cuando descubrieron un curioso descenso en la incidencia de infartos entre los esquimales de Groenlandia, a pesar de sus dietas altas en grasa. Descubrieron los científicos que la razón era el alto contenido en omega-3 del pescado que comían y que era el alimento principal de su dieta. Posteriores estudios confirmaron los efectos cardioprotectores de los aceites de pescado y mostraron que, entre otras cosas, los ácidos grasos omega-3, como los encontrados en el Aceite de Krill, pueden reducir los triglicéridos y los niveles de LDL, y de hecho aumentar los niveles de HDL. Los omega-3 incluso inhiben la inflamación dentro de las paredes de las arterias, que es un factor de la agregación plaquetaria. Sobre el estudio Los investigadores canadienses, anteriormente citados, que hicieron los análisis sobre el efecto del Aceite de Krill en niveles elevados de lípidos en la sangre, encontraron que reduce significativamente el colesterol total, “malo” LDL, y altos niveles de triglicéridos, y al mismo tiempo incrementa las benéficas cantidades del “bueno” HDL. Detalles sobre el estudio: En un ensayo clínico a doble ciego, los investigadores reclutaron a 120 hombres y mujeres (en edades entre 25-75 años) con niveles entre medio y alto de colesterol en sangre. Se hicieron análisis de sangre y se establecieron los números para el punto de partida. Se marcaron 4 grupos y a cada participante del estudio se le asignó a un grupo: 2-3 gramos al día de Aceite de Krill (Grupo A), 1-1,5 gramos al día de Aceite de Krill (Grupo B), 3 gramos al día de aceite de pescado (180 mg EPA y 120 mg DHA) (Grupo C), y placebo (Grupo D). El estudio duró 90 días. Sin embargo, al grupo B se le siguió administrando 500 mg al día de Aceite de Krill durante otros 90 días.

Después de tres meses, todos los grupos que tomaron Aceite de Krill y aceite de pescado, en comparación con el grupo del placebo, experimentaron reducciones significativas en los niveles de colesterol total, LDL y triglicéridos, así como un aumento en los niveles del HDL. Sin embargo, Aceite de Krill superó al aceite de pescado.
Por ejemplo, las personas del grupo B, con una dosis muy manejable, de un gramo al día, tuvieron bastante éxito en la reducción de su colesterol (ver gráfico 2). Redujeron sus niveles totales de colesterol en un 13%, y los triglicéridos de la sangre en un 11%. Su atascador arterial LDL descendió en un 32%, y su limpiador arterial HDL aumento en un 44%. Y casi tan importante, los cambios beneficiosos que se vieron en los grupos del Aceite de Krill fueron sostenibles en una dosis más baja. Después de 90 días más con una dosis de mantenimiento de sólo 500 mg. de Aceite de Krill al día, los participantes del grupo B pudieron mantener un promedio de los niveles totales de colesterol mucho más sano, de 192,5 mg/dl, una reducción de casi 19% de sus niveles originales en el punto de partida. Después de 180 días, su LDL se redujo en un 44%, y sus triglicéridos en 25%. Es más, su HDL beneficioso se incremento en un 33% desde el inicio del estudio.

En este estudio, para reducir los niveles de LDL y los triglicéridos, fue significativamente más eficaz una dosis de 1,0-1,5 gramos de Aceite de Krill al día, que una dosis de aceite de pescado dos o tres veces mayor (3 gr. al día). El Aceite de Krill en dosis más altas (3 gr. al día) redujo incluso los triglicéridos de la sangre, mientras que el aceite de pescado no lo hizo.

Al igual que en el anterior estudio de SPM, los investigadores teorizaron que es la estructura molecular única, con su abundancia de fosfolípidos y antioxidantes (en especial la astaxantina), lo que parece explicar el notable efecto del Aceite de Krill para regular los niveles de colesterol y otras grasas en la sangre.

A pesar de que todavía no está totalmente claro como funciona el Aceite de Krill, los autores concluyeron que el citado aceite, con su característica combinación de sustancias beneficiosas, ofrece un “enfoque superior” en la reducción de los riesgos de la enfermedad cardiovascular.

"En Abril del 2004, me realicé un chequeo regular, que incluía análisis normales de sangre. El resultado, desafortunadamente, mostró que mis niveles de triglicéridos estaban por encima de 187 y mi PSA era 7,6. Mi médico estaba preocupado por ambos, y me hizo pruebas de la próstata para asegurarse de que no era cáncer (por fortuna no lo era). Sin embargo, sugirió que empezase a tomar Aceite de Krill, lo que hice durante los próximos seis meses (entre 2 y 4 cápsulas de Aceite de Krill al día). Los resultados de mis nuevos análisis de sangre fueron un auténtico alivio: Mis triglicéridos habían descendido a 107 y mi PSA a 2,8. Además, me di cuenta de que el aceite de krill había mejorado mi capacidad para pensar. Ahora puedo retener mis pensamientos mucho mejor, y he dejado de tener periodos de bajada de ánimo, lo que es importante porque esto me ha perseguido durante casi toda mi vida. Resumiendo, el Aceite de Krill ha supuesto una diferencia espectacular en mi salud y por extensión en mi calidad de vida. Michael S., Boulder, Colorado




Aceite de Krill 60 cápsulas de 500 mg

Precio:     

comprar

  Otros BENEFICIOS del Aceite de Krill para la salud

Además de los ya mencionados, síndrome premenstrual (SPM), colesterol alto, inflamaciones y dolor común, en los estudios terminados y en los ensayos clínicos que están en proceso de realización con el Aceite de Krill Neptuno, existen indicios de otros potenciales beneficios para la salud. Algunos de estos beneficios fueron descubiertos cuando, como actividad suplementaria y como seguimiento al estudio del colesterol, los investigadores preguntaron a los participantes si les gustaría rellenar un cuestionario estándar de calidad de vida para evaluar los cambios que notasen en el curso del estudio. A los participantes se les proporcionó la encuesta con 56 preguntas antes del tratamiento y después de 50, 90 y 180 días. La encuesta (conocida como SF56) se viene utilizando desde 1998, ha sido publicada en unos 4000 diferentes estudios y esta diseñada para proporcionar resultados estadísticos válidos.

En estos cuestionarios de calidad de vida, las mujeres que tomaron parte en el estudio del colesterol, informaron de un 58% de reducción de las arrugas, rojeces y otros problemas de la piel, además indicaron que tenían el cabello más brillante, menos caída de cabello y uñas más fuertes. Estos efectos positivos pueden atribuirse al alto contenido de ácidos grasos omega-3 DHA y EPA en el Aceite de Krill.

También informaron de un 51 %, de aumento de energía. Además muchas personas dijeron sentirse menos letárgicas cuando tomaban Aceite de Krill. Los atletas han informado de una mayor resistencia y mejor rendimiento cuando utilizan el Aceite de Krill. Los investigadores creen que estos efectos se deben al contenido en colina del Aceite de Krill (un componente principal del elemento químico del cerebro acetilcolina), junto con las grasas omega-3. En seis casos en los estudios, los padres de niños con dislexia, desorden de déficit de atención o autismo informaron de una importante mejora en la concentración y atención de sus hijos una vez que empezaron a tomar Aceite de Krill. De nuevo, se cree que son los poderosos omega-3 del Aceite de Krill (en particular DHA en la forma de fosfolípidos, un importante componente del cerebro) lo que puede estar detrás de estos notables resultados.

Otros beneficios han salido a la luz según las personas han ido relatando sus historias personales con el Aceite de Krill; esto es lo que a los investigadores les gusta denominar evidencia “anecdótica”. A pesar de que cualquier buen científico diría que tal “informe oral” no prueba nada, puede ser muy útil para identificar nuevas vías de exploración.

A continuación mencionamos las áreas en las que se está obteniendo muy buenos resultados con el Aceite de Krill, y como información complementaria, nos gustaría añadir algunas recomendaciones, para combinar este excelente aceite con otros productos de 100% Natural y así aumentar su eficacia.

Alergias estacionales y asma

Dadas sus propiedades antiinflamatorias el Aceite de Krill puede ser efectivo para reducir los estornudos, silbidos, moqueo e irritación en los ojos que aparece cuando el sistema inmune responde al polen microscópico y otros agentes alérgenos en las crisis asmáticas.

Piel y Aspecto físico

Muy recomendable en caso de Eczema, soriasis y pieles secas o sensibles.
Gracias a su contenido de poderosos antioxidantes (en particular el carotenoide astaxantina) el Aceite de Krill es un excelente protector frente a los rayos ultravioleta (UV) inductores del deterioro de la piel y de la inflamación. En un estudio controlado, aleatorio y doble ciego en el que 96 ratones desnudos fueron expuestos durante 50 minutos diarios a radiación UVB el Aceite de Krill redujo notablemente la incidencia del cáncer de piel. Se utilizaron ratones desnudos (sin pelo), también denominados atímicos (porque carecen de la glándula del timo) porque carecen por completo de sistema inmunológico.

Enfermedades Inflamatorias y Autoimmunes

Un estudio publicado en Diciembre del 2002 en el “Journal of the American College of Nutrition” informaba que los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado pueden ofrecer notables beneficios a los pacientes que sufren de enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Ensayos preliminares se están desarrollando en la actualidad para probar los efectos de los ricos omega-3 del Aceite de Krill en la artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lupus y enfermedad de Cröhn

Salud cerebral y neurológica

Mejora la memoria, aumenta la creatividad, mejora de los estados emocionales de estrés, depresión y ansiedad. Apoyo a tratamientos de alhzeimer, parkinson, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, anorexia nerviosa, desorden bipolar, esquizofrenia, migraña, conducta agresiva.

Sistema digestivo

Colitis ulcerosa, síndrome de colón irritable, enfermedad de Cröhn, úlceras pépticas, hernia de hiato. Prevención de cálculos biliares y renales, candidiasis.

Mujer

Problemas hormonales. Además del SPM, dismenorrea, menopausia, infertilidad.

Embarazo y maternidad

Preemclasia, prevención de prematuridad y bajo peso al nacer, potenciación de una buena formación cerebral del feto, más inteligencia en la niñez.


Países como Japón que consumen más grasas Omega-3 en su dieta tienen un índice menor de depresión entre la población.








                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir