Las grasas Omega-3 detienen la explosión de partos prematuros

Traducción de Mónica Gómez Santos

Más de medio millón de bebés –uno de cada ocho- nacen al año de forma prematura, un incremento del 30% con respecto al año 1981.

Una causa del incremento son los tratamientos de infertilidad que resultan en múltiples nacimientos. Sin embargo, los tratamientos de infertilidad sólo justifican una fracción de este problema. Los médicos no saben la razón de los nacimientos prematuros ni como predecirlos o prevenirlos.

Incluso un nacimiento prematuro de sólo unas pocas semanas puede incrementar el riesgo de problemas de salud y de desarrollo. Los bebés que nacen antes de 32 semanas de embarazo tienen un riesgo mayor: alrededor del 20% no sobreviven al año de vida, y los que lo hacen sufren de problemas a largo plazo como parálisis cerebral, dificultades en el aprendizaje o asma.



Extraído del Artículo publicado en Julio del 2006 en las revistas Institute of Medicine y en USA Today


Comentario del Dr. Mercola.

Este es un problema serio. Los nacimientos prematuros son la causa principal de muerte durante el primer año de vida del bebé, y complicaciones serias pueden ocurrir más tarde en los que sobreviven.

Cuanto antes nazca el bebé, más alto es el riesgo de complicaciones como:

- Dificultades en la respiración

- Sangrado en el cerebro

- Menos capacidad de luchar contra la infección debido a un sistema inmunológico inmaduro

- Retrasos mentales

- Parálisis cerebral

- Problemas en los pulmones

- Molestias gastrointestinales

- Pérdida de visión y oído.

Aunque los tratamientos de infertilidad son una causa probable, en realidad, la causa más probable es la falta de ácidos grasos esenciales omega-3 en la dieta. Una mujer embarazada puede reducir de en un gran porcentaje el riesgo de parto prematuro de forma segura y natural consumiendo suplementos de Omega-3.

Las grasas DHA que forman parte de las comidas ricas en omega-3 no sólo previenen la mayoría de los partos prematuros, sino que también ayudan a maximizar la inteligencia del niño, optimizar su visión y protegerle de lesiones cerebrales como las que se producen en el autismo, retrasos en el desarrollo y en los casos de Deficiencia de Atención con Hiperactividad (ADHD).

La mejor fuente que he encontrado de Omega-3 es el aceite de Krill, cosechado en las aguas prístinas del Antártico.

Puedes reducir aún más el riesgo de dar a luz de forma prematura siguiendo los siguientes consejos:

Hacer deporte

Evitar la exposición a pesticidas

Tratar la enfermedad periodontal y la gingivitis

Comer una cantidad suficiente de proteínas

Ganar una cantidad de peso adecuada

Evitar la exposición a ftalatos






                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir