Mónica Gómez, terapeuta holística. Todo lo que necesitas saber sobre nutrición y medicina natural.
Si tienes problemas para ver este email pulsa aquí

Terapia Clark
Boletín 19 febrero 2016  
     
100 miligramos de Zen
ondas alfa
Si eres de los que se mete en la cama y empieza a dar vueltas ruminando sobre tus problemas, o recapitulando todo lo que tienes que hacer al día siguiente, tu cerebro se asemeja a la imagen de arriba.
Pero si eres de los benditos que se quedan dormidos antes de tocar la almohada, el aspecto de tu cerebro se corresponde más a la imagen de abajo.
Arriba el cerebro está generando ondas beta, que es el estado más habitual en el que nos encontramos durante el día inmersos en el frenesí cotidiano. Como es sabido para quedarnos dormidos es imprescindible "desconectar" de la realidad diurna. Esta desconexión se produce cuando el cerebro pasa de generar principalmente ondas beta a generar ondas alfa, característico de estados de calma y relajación. Por muy cansado que estés si no empiezas a generar ondas alfa no caerás rendido en los brazos de Morfeo.
El estado alfa se refleja en la imagen de abajo. Las ondas cerebrales alfa fueron descubiertas en 1908 por el psiquiatra austriaco Hans Berger, el cual observó que las personas que sufrían de ansiedad no sólo generaban una menor cantidad de ondas alfa sino que además eran más pequeñas que las normales.
Las ondas alfa también se pueden generar durante el día. Si estás de buen humor y relajado agradéceselo a las ondas alfa tu cerebro. En general se puede decir que las ondas alfa son inversamente proporcionales a la cantidad de estrés y ansiedad que se padece. Por esta razón se aconseja la meditación como antídoto para el estrés, dado que durante la meditación "supuestamente" se generan ondas alfa. Digo "supuestamente" porque la mayoría cuando intentamos meditar lo único que conseguimos es estresarnos más todavía al no conseguir parar la mente. Y claro, es la pescadilla que se muerde la cola: cuanto más intentas no pensar más pensamientos generas, y por tanto, menos ondas alfa...
La misma "pescadilla" ocurre durante la noche. Si no generas ondas alfa no te quedas dormido, pero según un estudio holandés del 2014 una única noche en la que hayamos perdido horas de sueño reduce las ondas alfa de forma significativa.
Y ¿Hay alguna solución a parte de hacerse monje budista?
Los japoneses encontraron la respuesta: 100 miligramos de Zen. En estudios realizados con personas que sufrían de nerviosismo y preocupación encontraron que el aminoácido L-Teanina era capaz de eliminar dicha sintomatología.
La teanina es un aminoácido que contiene el té de forma natural, pero para conseguir las cantidades terapéuticas que inducen el estado alfa habría que beber como mínimo un par de litros, con lo que aunque consiguieras quedarte dormido rápidamente, te pasarías la noche visitando al Sr. Roca.

Como ya comenté en un reciente boletín hablando sobre la teanina, el estado alfa es también el estado ideal para el aprendizaje y las actividades creativas, al ser un estado de alta concentración en el que somos capaces de aislarnos del entorno y centrarnos en una tarea concreta con total dedicación. Es el estado opuesto a la multitarea tan de moda hoy en día, que al contrario de lo que se piensa, disminuye el rendimiento. Aunque, yo la primera, me declaro culpable de multitasking. Mea Culpa

Si quieres saber más sobre la L-Teanina haz clic AQUÍ.

 
 
¿Sabías que...?
¿Sabías que la orina en una piscina clorada forma dos productos particularmente tóxicos? uno es el cloruro de cianógeno, clasificado como un arma biológica y otro las tricloramidas, que pueden provocar dañar los pulmones.

Aunque el cloro es de por sí tóxico, el mayor problema surge cuando el cloro reacciona con la materia orgánica, como hojas, pelo, piel, sudor, orina o simplemente suciedad. Los subproductos de desinfección (del inglés Disinfection ByProducts, DBP) que se producen son 1.000 más tóxicos que el cloro. A los DBP se les relaciona con mutaciones del ADN, cáncer y problemas respiratorios. Tanto el cloruro de cianógeno como las tricloramidas son DPBs.

Tu cuerpo absorbe más cloro después de nadar una sola vez en una piscina clorada que bebiendo agua del grifo durante una semana.
Prefiere las piscinas de agua salada o con sistemas de desinfección basados en el ozono, especialmente si tienes niños pequeños que es probable se orinen dentro.
 

 
 
15% descuento 15% DESCUENTO Té Rooibos.
Utiliza el Código de Descuento CBG386 al finalizar tu compra en la web. Al pulsar el botón 'Aplicar' aparece el importe en euros del descuento realizado, que se descontará del importe total.
Descuento válido hasta el día 26 de febrero de 2016.
Promoción no acumulable a otros descuentos.

 
   
Lectinas 2 - la secuela
oruga
La semana pasada hablaba sobre los mecanismos de defensa de las plantas, y justamente esta semana ha caído en mis manos un curioso artículo sobre este tema. Resulta que las plantas incluso son conscientes de cuando "las están comiendo". Cuando una planta oye o siente la vibración de una oruga que despreocupadamente está devorando una de sus hojas desprende aceite de mostaza como medida disuasoria. Parece ser que el comportamiento de las plantas ante similares amenazas es el mismo: desprender sustancias químicas como protección.
Lo del aceite de mostaza apoya la teoría de la Dra Clark que aconsejaba evitar el ajo, la cebolla y la mostaza, dado que contienen agentes alkilantes, conocidos compuestos cancerígenos. Esta recomendación como era de esperar no fue muy bien recibida, con lo mucho que se pregona las virtudes curativas del ajo. Y sí es cierto que el ajo se puede considerar un antibiótico, que probablemente de forma similar al aceite de mostaza, genera la planta para librarse de bacterias y otros invitados indeseados, también puede resultar tóxico para nuestro cuerpo.

De hecho el Ayurveda, la medicina milenaria de la India recomienda la dieta Sátvica, en la que no tiene cabida ni el ajo ni la cebolla (la mostaza no creo que fuera conocida). Esta es la dieta que se considera ideal no sólo para una óptima salud sino también para favorecer el desarrollo espiritual. Aunque el Ayurveda no da explicaciones sobre el porqué de estas restricciones, investigaciones recientes han desvelado que el ajo inhibe la producción de ondas alfa, que como he explicado en el artículo anterior es esencial para entrar en estado meditativo.

Otro ejemplo lo encontramos en una de las plantas más cultivadas del mundo, el Café. Cuando la planta se ve atacada por hongos o insectos genera más cafeína, que de hecho es un agente antifúngico. Uno de los inconvenientes del café es su alto contenido en mitoxinas, sustancias muy tóxicas que producen los hongos. De hecho la Unión Europea establece niveles máximos permitidos de micotoxinas en las cosechas de café que llegan de África o América del Sur, rechazando a veces barcos con cargamentos enteros. Aún así, incluso niveles muy bajos de mitoxinas son muy nocivos para la salud. Las micotoxinas, no por ser naturales, son menos peligrosas que los tóxicos fabricados por el hombre. De hecho, las micotoxinas están reconocidas como una de los cancerígenos más potentes que existen.
Y pasarse al café descafeinado solo empeora las cosas, dado que la cafeína ofrece una relativa protección a la proliferación de los hongos.
Los cereales también tienen un alto contenido en micotoxinas, otra razón más para evitarlos (como si no hubiera suficientes). Y volviendo al tema de las lectinas de la semana pasada, aunque yo no recomiendo su consumo, siempre es mejor optar por los cereales refinados que por los llamados integrales, supuestamente más saludables. Y es que es en la cáscara donde se concentran las lectinas y el ácido fítico que impide la absorción de minerales. Sí, ya sabemos que la cáscara es rica en fibra, pero como comenté, una fuente mucho más segura de fibra son las verduras y el psylliym, que no tienen lectinas.
Sin embargo, cuidado con la familia de las solanáceas (berenjenas, patatas, pimientos y tomates), cuyo contenido en lectinas es alto, por lo que se recomienda moderar su consumo. Además dichas verduras, excepto el pimiento, tiene un alto contenido en carbohidratos. Sobre todo en caso de artritis reumatoide es vital evitar las solanáceas, y en algunos casos alimentos ricos en lectinas en general.
La dra. Clark recomendaba evitar las solanáceas en caso de artritis, y en especial los pimientos en caso de artritis en las rodillas. Según comprobó la doctora con sus pacientes, a veces es suficiente con evitar el pimiento para eliminar el dolor artrítico en las rodillas. Se cree que alrededor del 20% de los casos de artritis reumatoide se deben a las lectinas de la familia de las solanáceas (y es que no todas las lectinas son iguales ni afectan de la misma manera).
A veces me preguntan por qué no tengo bayas de goji en la tienda. La razón tiene que ver con las lectinas. La familia de las solanáceas es muy amplia, y las bayas de goji, por mucho que se empeñen en denominarlas superalimentos pertenece a dicha familia.

Las legumbres, especialmente las judías o fabes, son también altas en lectinas. En un estudio realizado 1 ratas alimentadas con judías mostraron crecimiento retardado, agrandamiento del páncreas, disminución en la producción de insulina, así como alteraciones en el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos. Según los investigadores podría deberse a que las lectina se comportan como hormonas, pero también podría deberse a los inhibidores enzimáticos que contienen. En cualquier caso sigue el consejo de Pitágoras...

Leptina es la hormona que se genera cuando has comido lo suficiente, lo que debería suprimir la sensación de hambre. Las lectinas han sido asociadas con la resistencia a la leptina, que conduce a la resistencia a la insulina y a la obesidad. 2

Cuando se insertan genes en los alimentos genéticamente modificados frecuentemente se aumenta la cantidad de lectinas. Es por eso que los transgénicos son más alérgicos que los alimentos que no han sido genéticamente modificados.

Quizás lo peor de las lectinas es que causan intestino permeable 2. Cuando se daña el recubrimiento interior del intestino otras proteínas procedentes de los alimentos entran en el torrente sanguíneo y programan al sistema inmune para atacar otras partes del cuerpo, como el sistema nervioso, el corazón, la piel, las tiroides o incluso el cerebro. El intestino permeable es el origen de casi todas las enfermedades autoinmunes: crohn, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, artritis, e incluso del autismo y el déficit de atención e hiperactividad.

Tampoco recomiendo los lácteos spasteurizados. Aparte de otros muchos problemas, la leche homogeneizada o pasteurizada contiene menos SIgA, una inmunoglobulina presente en la leche cruda que se une a las lecitinas reduciendo su impacto. Es por esto que en muchas personas que no toleran los lácteos en realidad el problema está en la pasteurización o la homogeneización, no en la leche en sí.

La técnica más usada para reducir las lectinas en el caso de las legumbres es dejarlas en remojo antes de cocinarlas. La cocción a veces funciona, pero algunas veces como en el caso de las judías rojas hace que las lectinas se vuelvan 5 veces más tóxicas. 3
El mejor método para destruir las lecitinas es la olla a presión. La fermentación también ayuda, pero tiene el inconveniente de que se produce histamina, lo que puede puede provocar alergias. Uno de los productos más alérgicos es la soja, quizás por las histaminas que contienen los productos de soja fermentados: tempeh, tamari, natto, miso. Eso sí, sin fermentar (leche de soja, tofu.) son aún peores, y no sólo por las lectinas y los fitoestrógenos.
El calor en seco no destruye bien las lectinas, por lo que cocinar con harina de garbanzo, aunque no tenga gluten, no es muy recomendable.

Fuentes:
1. Lectins. Halina Lis.
2. Agrarian Diet and Diseases of Affluence
3. Bad Bug Book: Foodborne Pathogenic Microorganisms and Natural Toxins Handbook
- Plant Lectins (Chemistry and Pharmacology of Natural Products) . A. Pusztai
 
   
¿Hedonía o Eudaimonía?
hedonía
Muchas veces me preguntan cómo puedo vivir sin dulces, pasta, patatas fritas, chocolate, pizzas o refrescos. Para mi cuñada soy una friki. Pero lo que más les asombra no es cómo puedo sobrevivir sin dichas delicatessen, sino que mi "integrismo alimentario" no me convierta en una amargada de la vida. Les sorprende mi sentido del humor, que surge sin necesidad de empinar el codo. Aunque claro me acusan de ser work-alcohólica, adicta al trabajo en lugar de al vodka.
Lo que estas personas desconocen es que la felicidad tiene dos vertientes, de nombres pero que muy rimbombantes: Hedonía y Eudaimonía.
La hedonía se deriva de los placeres y disfrutes que proporcionan la comida, el sexo y los lujos que compra el dinero. Hedonía es lo que la mayoría relaciona con ser feliz (aunque algunos más modestos como Loquillo con su yo para ser feliz quiero un camión se conforman con menos...).
Sin embargo, la otra cara menos conocida de la felicidad es la que los psicólogos denominan eudaimonía, que es la felicidad que se deriva del sentir que tu vida tiene un sentido y un propósito.
Aparte de que la hedonía evidentemente puede producir adicción, el placer que se deriva de la hedonía es de muy corta duración. Como dicen "un momento de placer en tu boca, toda una vida en tus caderas". Y concretamente en el caso de la comida basura el precio a pagar por ese placer momentáneo es cada vez más alto debido a la cantidad de venenos que contiene. Se puede considerar que la epidemia de enfermedades cronico-degenerativas que vivimos (cáncer, hipertensión, diabetes, Alzheimer, enfermedades cardiacas...) son la consecuencia de nuestra tendencia a la hedonía. Hace poco una diabética me dijo que prefería morirse a renunciar a su plato diario de arroz.
La buena noticia, al menos en lo que respecta a la alimentación, es que la comida sana también puede proporcionar placeres al paladar, aunque se necesita paciencia para reeducar las papilas gustativas, entrenadas desde la cuna con saborizantes artificiales y niveles anormalmente altos de azúcar, que no se encuentran en ningún alimento que nos ofrezca la madre naturaleza.
Al contrario que la hedonía, los estudios muestran que la eudaimonía proporciona unos niveles de felicidad constantes y una mayor realización personal.

¿Era feliz la madre Teresa de Calcuta sacrificando su vida por los más pobres entre los pobres? Una vez un reportero que fue a entrevistarla se quedó espantado al contemplar las repulsivas heridas de los leprosos que atendía. Le dijo que él no haría un trabajo así ni por todo el oro del mundo. Y la respuesta de la madre Teresa fue inmediata: "Yo tampoco". No me cabe duda de que la madre Teresa vivió una vida plena y feliz, aún renunciando a la hedonía y trabajando sin descanso hasta pasada su "edad de jubilación". Por cierto, la eudaimonía nunca te permitirá "jubilarte de la vida".
 


 
  Últimos Tweets  
 
         Google+
 
 
reenviar a un amigo tienda web Twitter @TerapiaClark
 
 
"He aprendido que las personas olvidarán lo que has dicho, olvidarán lo que has hecho, pero jamás olvidarán los sentimientos que les provocaste". Maya Angelou.


bio

Puedes consultar el archivo donde se almacenan todos los boletines enviados AQUÍ

Si no estás suscrito al boletín te puedes suscribir AQUÍ
 
Recibirás como máximo un email informativo a la semana, que incluye artículos sobre nutrición, salud, terapias naturales y vida sana, así como ofertas y descuentos de nuestras tiendas online e información sobre nuevos productos. Para asegurarte que recibes nuestros correos electrónicos añade pedidos@terapiaclark.es a tu libreta de direcciones o a la lista blanca de remitentes seguros.

De conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, del 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal tus datos forman parte de un fichero inscrito en la Agencia Española de Protección de Datos.

Si no deseas recibir más nuestros correos electrónicos haz click aquí para darte de baja del boletín.