¿Beber con moderación?

17 de Abril de 2017. Por Mónica Gómez.

bebidas alcohólicas Esta semana se ha celebrado el Día Mundial sin Alcohol 🍸
En general, gracias a campañas gubernamentales, y sobre todo al miedo a las multas 😉 ya estamos bastante concienciados del peligro que supone conducir bajo los efectos del alcohol, incluso tras una mínima ingesta.
Sin embargo, seguro que sigues creyendo que "beber con moderación" 1 es una virtud siempre y cuando dejes el coche en casa 🚗 o conduzca el abstemio del grupo 🤓
Como decía Aristóteles "en el término medio está la virtud" o ¿no?
Pues siento ser aguafiestas, pero incluso si no llegas a ponerte "piripi" el alcohol te perjudica y los efectos son acumulativos.
Como soy adivina 😉 sé lo que te estás preguntando...

Vino tinto y mitos del Resveratrol

¿Y qué me dices de las virtudes tan alabadas de la "dieta mediterránea" con su vasito de vino tinto 🍷 acompañando la comida? ¿No es fuente del antioxidante con ese nombre tan raro? Resveratrol creo que se llama, ¿no?
Sí, el vino tinto contiene resveratrol, no voy a negar la evidencia, pero lo que no te cuentan es que tendrías que beber cientos de botellas para equiparar la cantidad que contiene una cápsula de suplemento de resveratrol. Y ya puestos, su primo carnal el pteroestilbeno, extraído del arándano, es mucho más potente que el resveratrol.

Alcohol y Micotoxinas

Incluso sin tener en cuenta los residuos de pesticidas y herbicidas de los vinos no ecológicos, muchos están contaminados con Ocratoxina A (OTA), una micotoxina neurotóxica, inmunosupresora, genotóxica y carcinógena. Las micotoxinas son venenos muy potentes producidos por hongos (y es que no todo lo "natural" es bueno).
La doctora Clark habló largo y tendido en sus libros sobre el relevante papel de las micotoxinas en el cáncer y otras patologías.

En un estudio realizado el 50% de los vinos "mediterráneos" testados presentaban niveles de OTA superiores a los permitidos.
En Europa la legislación vigente fija el nivel máximo permitido a 2 partes por billón, pero muchos expertos opinan que ningún nivel es aceptable por pequeño que sea, dado el poder destructor de estas toxinas invisibles.

El vino tinto, resveratrol o no resveratrol, tiene niveles más alto de micotoxinas. 2 Los hongos se forman en la piel de la uva y en la elaboración del vino tinto se requiere un mayor tiempo de contacto con la piel para extraer pigmentos y taninos.
El vino también contiene levaduras que pueden provocar candidiasis, e histamina que origina alergias, dolor de cabeza y altera la función cognitiva.

Las micotoxinas provocan infertilidad y debilitan el sistema inmune

Cerveza, la peor...

Y las malas noticias no acaban aquí, sobre todo para los muy "cerveceros".
Aún pasando por alto la antiestética barriga cervecera este popular brevaje 🍺 , en mayor medida que el vino, está contaminado con OTA y otras micotoxinas procedente de los cereales utilizados en su elaboración.
Y la situación ha empeorado con el auge de las cervezas artesanas que cuentan con menos medios que los grandes fabricantes para testar las micotoxinas, dado el coste elevado de este tipo de análisis.
En el estudio más grande y riguroso hasta la fecha sobre las micotoxinas en la cerveza los investigadores analizaron 1.000 muestras de cervezas de países del mundo, encontrando cantidades importantes de diferentes micotoxinas, sobre todo en las cervezas artesanas.

jarras de cerveza

Cerveza, Migrañas y Tiramina

Como bien saben los que sufren migrañas, la cerveza es rica en tiramina, así como el vino, aunque en menor medida. De nuevo la cerveza artesana sale mal parada, pues suele contener un nivel mayor de tiramina junto a la cerveza de barril.
Bebidas y alimentos fermentados, curados o ahumados como el embutido o el queso curado son ricos en tiramina.
Las personas que tienen dificultad para procesar las aminas pueden sufrir palpitaciones, picos de tensión alta, naúseas, vómitos y dolor de cabeza tras la ingesta. Incluso sin ser intolerante a las aminas un consumo excesivo de alimentos ricos en tiramina, como una borrachera cervecera, es susceptible de desencadenar estos efectos.
La tiramina causa estrés oxidativo, excitotoxicidad y daña el ADN de las mitocondrias. 3

Cerveza y Gluten

Aunque han aparecido recientemente en el mercado cervezas sin gluten la mayoría de las cervezas contienen gluten. Si no sabes que el gluten es tu enemigo encontrarás más información en mi web.

Cerveza y Ácido Úrico

Atención los que sufren de gota porque la cerveza (no me pregutes por qué) dispara el ácido úrico como ninguna otra bebida con o sin alcohol.

Como has visto la cerveza se gana a pulso el puesto de honor en el ranking de la peor bebida alcohólica.
Pues ya lo he dicho. Sé la que se me viene encima, pero no podía seguir callada por más tiempo... 🤐
Y no creas que la cerveza "sin" es una opción mucho mejor...

¿Cuáles son las bebidas alcohólicas menos nocivas?

Si tienes que beber ocasionalmente (ya sé que es difícil escapar al "social drinking") que sea alcohol destilado como ginebra, tequila o vodka. Afortunadamente el proceso de filtrado al que se someten elimina las micotoxinas. La cerveza y el vino ni se filtran ni se destilan.
Y para que no conviertes tu buena elección en una mala huye de cócteles 🍸 y combinados como de la peste. Mezclar con refrescos o bebidas azucaradas dispara la glucosa en sangre, incrementando el riesgo de obesidad, diabetes y... resaca.

Alcohol e Hígado

La destrucción que el alcohol produce en el hígado es quizás el efecto más conocido del alcohol. Cirrosis, hepatitis, esteatosis hepática alcohólica o hígado graso son las afecciones más comunes derivadas del exceso de alcohol.
El alcohol se metaboliza en un 100% en el hígado, de ahí que resulte extremamente hepatotóxico.
Pero el daño producido por el alcohol no se limita al hígado sino que se extiende al resto de órganos. El alcohol provoca una acumulación de grasa visceral, la más peligrosa, resistencia a la insulina y síndrome metabólico.

Alcohol y Hormonas

Me apuesto a que desconoces la relación entre el alcohol y las hormonas. Pues desafortunadamente el alcohol afecta negativamente a las hormonas, sobre todo a las femeninas. Cuestión que no es para nada baladí.
Tan solo dos bebidas (30 gramos de alcohol) al día incrementa los niveles de estrona, uno de los tres estrógenos naturales, junto con el estradiol y el estriol, en un 7,5%.
A simple vista la cifra no resulta alarmante, pero 5 gramos al día (1 dedo de whiskey o 90 ml de vino) son suficientes para estimular la producción de estrógenos por encima del límite que aumenta el riesgo de cáncer de pecho en un 80% y el de carcinoma ductal, uno de los cánceres de pecho más comunes, en un ¡330%!

El mejor suplemento para eliminar el exceso de estrógenos es el Calcio D-glucarato

Alcohol y Mitocondrias

El alcohol resulta igual de nocivo o más para las mitocondrias que para el cerebro. Las bebidas alcohólicas inducen estrés oxidativo en las mitocondrias, a la vez que disminuye las defensas propias de las mitocondrias para defenderse de los radicales libres. Un ataque por dos frentes que deja KO a tus mitocondrias, al traducirse en un círculo vicioso que va degenerando cada vez más las mitocondrias. 4

El alcohol te roba energía (las mitocondrias son las encargadas de generar la energía que utiliza el organismo) y vuelve a las mitocondrias más susceptibles a la apoptosis (muerte celular programada)

Alcohol y Cáncer

Según la Sociedad Estadounidense de Oncología, aún siendo mínimo el consumo de alcohol incrementa el riesgo de cáncer
El cuerpo metaboliza el alcohol en aceltaldehído, un conocido carcinógeno que destruye el ADN celular.
El alcohol mina las defensas antioxidantes y reduce la capacidad de las células de auto repararse. La inflamación y el exceso de radicales libres abre la puerta al cáncer y a otras enfermedades. 5
El consumo de alcohol incrementa en un 44% el riesgo de cáncer oral, de tráquea y esófago en los hombres y un 25% el riesgo de cáncer en mujeres. 5

Alcohol y Adicción

El alcohol es altamente adictivo por la liberación de dopamina que provoca en el cerebro y la estimulación de los receptores opioides.

Minimizar los efectos del alcohol

ANTES:
"Hombre precavido, vale por dos" dice el refrán. Para reducir los efectos nocivos del alcohol antes de beber suplementa con ácido lipoico y vitamina C.

MIENTRAS:
- Beber el doble de agua que de alcohol para evitar los efectos deshidratantes del alcohol.
- Nunca mezclar con antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno. Es un cocktail letal para el hígado.
- Nunca beber en ayunas.
Los alimentos ayudan a mitigar el subidón de azúcar y además gracias a la comida el alcohol tardará más en subírsete a la cabeza.
El alcohol engorda más antes de las comidas que si se acompaña con viandas. El que avisa no es traidor: ese Martini 🍸 de aperitivo es el responsable de esa talla de más que has ganado este año, por mucho que hayas desechado la guinda...
¿Por qué? porque el alcohol es la fuente de energía que tu cuerpo prefiere, incluso la antepone a la glucosa. Si bebes antes de comer, el alcohol alimenta las células necesitadas de energía. Y al estar ya "saciadas" los alimentos que ingieras después pasarán a almacenarse como grasa en el cuerpo (aka michelines 😬), en lugar de utilizarse como energía. Vamos, que seguido del "si bebes no conduzcas" grábate a fuego el "si bebes no ayunes".
 
DESPUES:
Si te has pasado tres pueblos de nada sirve lamentarse.
Para la aliviar la resaca bebe mucha agua, échate una siesta o date un paseo y recarga los electrolitos con media cucharadita de sal del himalaya en agua.
Evita las bebidas deportivas repletas de azúcares, químicos y aditivos.
Si te duele la cabeza no eches manos del socorrido ibuprofeno. Los AINE son muy nocivos para el hígado, que ya has machacado lo suficiente con el alcohol.
La Astaxantina, un poderoso antiinflamatorio y antioxidante natural extraído de algas, te ayuda a reparar el daño oxidativo desencadenado por el alcohol.
Y por último suplementa con vitamina B. El alcohol consume las reservas de vitaminas y minerales, en especial las pertenecientes al complejo de vitamina B. En cuanto a los minerales resaltar que alcohol inhibe la absorción del hierro, excepto el vino rojo que curiosamente incrementa la absorción en un 65%.

Recuerda estos consejos ahora que se acercan las Navidades 🎅
Y finalizadas las fiestas no le niegues a tu hígado una limpieza después del tute que le has dado. Se merece que lo mimes.

Me despido con un brindis 🥂 virtual por tu Salud, tu bien más preciado.

Referencias:

1. El mito del vino se cae: sólo una copa al día ya perjudica tu salud

2. Occurrence of ochratoxin A (OTA) in wines

3. N. Hauptmann et al., "The Metabolism of Tyramine by Monoamine Oxidase causes oxidative damage to mitochondrial DNA". Archives of Biochemistry and Biophysics 335, no 2. November 15 1996.

4. Jan B. Hock , Alan Cahill and John Pastorino, "Alcohol and mitochondria: a dysfunctional relationship" Gastroenterology 11, no. 7 (June 2002)

5. Alcohol related cancer risk


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir