HumanCharger®, el sol en tu bolsillo

HumanCharger® es la última generación de aparatos de fototerapia.
Su luz brillante dirigida a las regiones fotosensibles del cerebro desencadena la producción de serotonina, controla la depresión invernal, aumenta la lucidez mental, reduce los síntomas del desfase horario (jetlag) y te proporciona la energía que necesitas y cuando la necesitas.

La exposición a luz brillante por la mañana resulta imprescindible para regular el ciclo circadiano de nuestro reloj biológico.
Con el HumanCharger te sentirás más energizado durante el día y por la noche dormirás mejor.

Human Charger

luz penetrando por conductos auditivos  

Descubrimiento novedoso: los oídos 👂 también "ven"

Entre 2008 y 2010, investigadores de la Universidad de Oulu, Finlandia, descubrieron que, aparte de los ojos, existen áreas del cerebro que también son sensibles a la luz.
Curiosamente en dichas áreas (en verde en la imagen) se encuentran las mismas proteínas fotoreceptoras que investigadores americanos detectaron en los ojos hace una década.
Los investigadores de la Universidad de Oulu hallaron que la luz puede llegar a estas áreas del cerebro a través de los conductos auditivos y el cráneo.
El cráneo de los grandes mamíferos, incluyendo el de los humanos, deja pasar la luz en condiciones normales de luz diurna.


Human Charger:

Tu dosis de luz diaria en tan solo 12 minutos.

Cabe en el bolsillo. Ligero y diminuto para que puedas llevarlo contigo a donde quieras. Dimensiones: 7,5 x 3,5 cm. ¡Ocupa menos que tu smartphone!

La mejor solución al jetlag.

Recargable, con un mínimo de 12 sesiones por carga.

Incluye cable con auriculares de 4 tamaños diferentes y cable USB para cargar la batería.

Descargar instrucciones
Precio:


Contraindicaciones

* No utilizar si se sufre de depresión, ansiedad o impulsos suicidas.
* No usar durante el embarazo. No se aconseja su uso en niños.
* Evitar el uso en caso de trastorno bipolar y hipersensibilidad a la luz (por ejemplo a causa de la epilepsia) o si se está en tratamiento con medicamentos psicotrópicos o fotosensibilizantes.

HumanCharger Unboxing Video




Transcripción del video :

¡Ojalá sea el paquete que estoy esperando!

Sí, lo es porque viene de Finlandia...

Pero no lo envía Papá Noel sino una empresa de nombre Valki.
Seguro que se han inspirado en las Valkyrias de la mitología nórdica, así que qué mejor música que la cabalgata de las Valkirias de Wagner para amenizar la apertura del paquete, en el que se convertirá en mi primer video de unboxing.

Por fin llegó mi human charger, que traducido literalmente significa el cargador humano.
¿Y de qué nos carga? pues aquí tenemos una pista "Sun in your pocket": Sol en tu bolsillo.
Y si hay alguien que necesite sol de bolsillo son sin duda los habitantes de Finlandia, donde el sol brilla por su ausencia la mayor parte del año...

Hasta la aparición de la electricidad los primeros rayos de sol del amanecer eran el interruptor que nos marcaba el comienzo de un nuevo día.
La luz del sol durante el día y la obscuridad nocturna que genera la rotación de la tierra, regula el ciclo circadiano de 24 horas que siguen todos los seres vivos del planeta Tierra, incluidos animales y plantas.

Estamos genéticamente programados para permanecer activos durante el día y dormir por la noche.
Muchos expertos achacan la epidemia de insomnio, depresión, cansancio crónico y falta de energía que vivimos actualmente a la alteración del ciclo circadiano.
Los problemas empiezan cuando nuestro reloj interno, el núcleo supraquiasmático, alojado en el hipotálamo, pierde la sincronía con los ritmos naturales marcados por el día y la noche.

De los estímulos externos que nos marcan la hora del día, la luz es sin lugar a dudas el más importante.
Nuestros cerebros están confundidos.
La iluminación eléctrica ha diluido las barreras entre el día y la noche.
La mayoría no solo no tenemos acceso a la luz del sol nada más levantarnos sino que nos pasamos el día encerrados en edificios iluminados artificialmente: oficina, vivienda, centros comerciales...

Y para colmo de males cuando salimos a la calle nos plantamos las gafas de sol que bloquean que los rayos del sol entren por los ojos y se dirijan a la región fotosensible del cerebro que controla nuestro reloj interno.
Al ser la intensidad de la iluminación artificial mucho menor que la del sol, la glándula pineal no genera la suficiente cantidad de hormonas como serotonina, dopamina, noradrenalina o cortisol encargadas de mantenernos activos, lúcidos y alertas durante el día.

Así que nos pasamos el día cansados, aletargados, o incluso somnolientos, sobreviviendo a base de estimulantes como el café...
Nos resulta difícil concentrarnos en una tarea y nuestra productividad cae en picado a medida que avanza la jornada.

Y como la serotonina es la llamada hormona de la felicidad, pues también podemos sentirnos deprimidos, irritables o de mal humor.
¿Quien habría dicho que ese humor de perros podría deberse a una deficiencia lumínica?

Afortunadamente el human charger, como su nombre indica, nos carga las pilas al inicio del día.
El human charger emite luz de espectro total, denominada así porque abarca todo el espectro de frecuencias de la luz solar, excepto los potencialmente dañinos rayos ultravioleta del sol.
Usa el human charger por la mañana, preferentemente de 30 a 60 minutos después de despertarte. Tan solo 12 minutos te recargan de energía y vitalidad para el resto de día.

Y su efecto no se restringe únicamente a las horas diurnas.
Por la noche dormirás como un bebé y te olvidarás de esos paseos nocturnos al baño, o peor aún a la nevera.
Pero Mónica si parece más un reproductor de mp3 que una lámpara...
Muy cierto, pero justo ahí es donde radica la genialidad del human charger.

Hace una década investigadores de la Universidad de Oulu descubrieron que la luz no solo llega a través de los ojos a las áreas fotosensibles del cerebro sino también a través de los conductos auditivos y del cráneo.
El human charger cuenta con dos cómodos auriculares que emiten luz.
Las ventajas son muchas.
No perderás más el tiempo delante de la pantalla de espectro total como requerían hasta ahora los tratamientos de fototerapia.

Puedes realizar cualquier actividad durante tu sesión de human charger y de forma discreta (nadie sospechará que estás en tratamiento de fototerapia mientras viajas en el metro o esperas la cola del autobús con los cascos del human charger puestos...) por supuesto.
También se evita la irritación ocular que produce la luz brillante en personas sensibles.

Pero. No te vayas todavía, no te vayas por favor.
que aún no te he contado otros beneficios del human charger, la última generación de aparatos en fototerapia.
Se convertirá en tu mejor aliado si sufres de depresión invernal o del Trastorno Afectivo Estacional propio de los meses con menor intensidad lumínica.

Di adiós al desfase horario, el temido jetlag de los viajes intercontinentales que cruzan varios husos horarios, y que al llegar al destino te deja varios días fuera de juego.
El human charger sincroniza tu reloj biológico con la hora local.
Su aplicación para el smartphone te indica cómo proceder antes y después de llegar al país de destino.

Ideal para viajar.
Es pequeño -lo puedes llevar en un bolsillo- , ligero como una pluma (pesa menos de 50 gr) y su estructura de aluminio lo vuelve prácticamente indestructible.
Y lo mejor, con una duración de 12 tratamientos, es que no le ocurrirá como a tu móvil, que siempre se queda sin batería cuando más lo necesitas.

El human charger es un aparato imprescindible para trabajadores nocturnos o con turnos rotativos de noche y de día, cuyo riesgo de cáncer aumenta, según la Organización Mundial de la Salud, debido a la alteración del ciclo circadiano.

Si eres deportista aumentará tu rendimiento y tus niveles de energía.
Y si tienes un bebé de pocos meses al que alimentar noche y día el human charger es lo que más se aproxima a un bote salvavidas. Lo mismo que si te pasas la noche contando ovejitas.

¡Estoy deseando probarlo!


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir